fbpx
Connect with us

Noticias Grandes Ligas

Los Dodgers construyeron un súper equipo — ¿ahora podrán ganarlo todo?

Coronar a Dodgers por anticipado, no refleja la realidad del juego moderno y el lugar que ocupan los súper equipos en él, pues en pocas palabras, estos equipos no han ganado en la era de los comodines en MLB.

Los Dodgers construyeron un súper equipo -- ¿ahora podrán ganarlo todo?
Los Dodgers construyeron un súper equipo -- ¿ahora podrán ganarlo todo?

Coronar a Dodgers por anticipado, no refleja la realidad del juego moderno y el lugar que ocupan los súper equipos en él, pues en pocas palabras, estos equipos no han ganado en la era de los comodines en MLB


Llevan años tramando esto. Los planes, por supuesto, se desmoronan todo el tiempo, ya sea para una cena o una reunión o apoderarse de todo el mundo del béisbol al firmar al mejor jugador que jamás haya visto, con el contrato más grande que alguien haya recibido, y luego perseguirlo en menos de dos semanas más tarde con el contrato más grande que jamás haya conseguido un lanzador. Que todo se alineara tan espectacularmente para Los Ángeles Dodgers –que este súper equipo se armara y apuntale el juego- dejó a la gente alrededor del béisbol aturdida y mareada por la escala de todo.

Primero, le garantizaron a la estrella bidireccional Shohei Ohtani un contrato de 10 años y $700 millones de dólares. Siguieron el jueves dándole al japonés Yoshinobu Yamamoto, que no ha lanzado un lanzamiento en las grandes ligas, $325 millones de dólares por 12 años. Después de un breve momento de austeridad –50 millones de dólares en agencia libre con contratos de sólo un año el invierno pasado–, los Dodgers gastaron más de mil millones de dólares en dos jugadores. Y ahora, en 2024 y más allá, serán muy, muy buenos.

Su alineación incluye al Jugador Más Valioso reinante, dos futuros miembros del Salón de la Fama más: Mookie Betts y Freddie Freeman, además del receptor Will Smith, el jardinero central James Outman y el toletero Max Muncy. Entraron al invierno con Bobby Miller, un novato este año, como el único seguro para su rotación de 2024. Ahora tienen a Yamamoto para iniciar el Día Inaugural contra los San Diego Padres en Seúl y a Tyler Glasnow, a quien adquirieron en un canje con los Tampa Bay Rays y firmaron una extensión de cinco años y $136.5 millones, para lanzar el segundo juego de la serie de apertura de la temporada.

Sin duda, serán una fuerza en el Oeste de la Liga Nacional, y casi con seguridad será campeón el próximo año. Luego, en 2025, cuando Ohtani regrese de su segunda cirugía Tommy John y presumiblemente se una a la rotación, los Dodgers estarán mucho mejor. Esto causa una consternación comprensible para los fanáticos en mercados más pequeños como Pittsburgh Pirates y Kansas City Royals, cuyas franquicias enteras no valen mucho más de lo que los Dodgers garantizaban a Ohtani, Yamamoto y Glasnow. Francamente, todo el deporte está en crisis. Incluso los New York Yankees, los New York Mets y los San Francisco Giants, todos los cuales perseguían vigorosamente a Yamamoto, terminaron abandonados porque no pudieron ofrecer la combinación de dinero, sol y reunirse con Ohtani, quien capitaneó a Yamamoto y al resto del equipo de Japón para conquistar el título en el Clásico Mundial de Béisbol esta primavera y tiene la intención de replicarlo muchas veces con los Dodgers.

Por más fácil que pueda ser para cualquiera fuera del condado de Los Ángeles entrar en pánico, irritarse, quejarse, inquietarse y lamentarse del estado actual de las cosas en Grandes Ligas, –coronar a los Dodgers, quejarse por la falta de un tope salarial y renunciar al juego por completo– tales frustraciones no reflejan la realidad del juego moderno y el lugar que ocupan los súper equipos en él.

DEBES VER:  Yankees: Clint Frazier se siente capaz de ser All-Star en 2021

Aquí está la belleza del béisbol: en pocas palabras, estos equipos no han ganado en la era de los comodines.

Por cada superequipo exitoso como los Yankees de finales de los 90 –el último en ganar Series Mundiales consecutivas– hay múltiples casos de otros que no ganaron nada (Cleveland Guardians a mediados y finales de los 90), ganaron con mucha menos frecuencia de la que deberían haberlo hecho (Atlanta Braves sólo una vez en su racha de 14 títulos divisionales consecutivos entre 1991 y 2005) o vieron su suerte correr en sentido inverso a su superioridad. Los Seattle Mariners de 1997, con tres miembros del Salón de la Fama (Ken Griffey Jr, Randy Johnson, Edgar Martínez) y otro grande de todos los tiempos (Alex Rodríguez), ganaron 90 juegos. Cuatro años después, sin Griffey, Johnson y A-Rod, Seattle consiguió un récord de 116 victorias en la MLB.

La estructura de playoffs del deporte, ahora con 12 equipos con una serie de cinco juegos seguida de un par de series de siete juegos, hace que el juego sea casi a prueba de superequipos. Esto no es la NBA, donde tres jugadores estrella pueden engendrar una dinastía. Esto no es la NFL, donde un mariscal de campo de élite puede impulsar una década de aspiraciones de campeonato. Esto es el béisbol, donde la ridícula disparidad en las nóminas no se ha traducido en que los mismos equipos compitan por títulos año tras año.

play

3:12

El encanto de Ohtani: la nueva superestrella bidireccional de los Dodgers

Alden González analiza lo que hace único a Shohei Ohtani y su firma con Los Angeles Dodgers.

Durante la última década, 14 organizaciones de béisbol llegaron a la Serie Mundial y nueve equipos diferentes ganaron: la mayor cantidad de campeones de cualquier deporte de equipo masculino importante de América del Norte. La NHL tuvo un equipo más en la final de la Copa Stanley (15), pero un ganador menos (ocho). Ambos fueron mucho mejores que la NFL (11 equipos, siete ganadores) y la NBA (10 equipos, cinco ganadores). Transcurrido un cuarto de siglo, la MLB sigue manteniéndose firme a pesar de ser la única liga sin límites de las cuatro. Más equipos de béisbol han ganado campeonatos en ese tramo (16) que la NHL (14), la NFL (13) y la NBA (11). Y sólo la NHL tiene un mayor porcentaje de equipos que han competido por un título que el béisbol, que ha visto a 20 de sus 30 franquicias en la Serie Mundial en los últimos 25 años.

Basta con mirar otro intento de superequipo de época reciente: los Dodgers de 2021. Ganaron un campeonato el año anterior, con Betts y Corey Seager en su alineación, una rotación con Clayton Kershaw, Walker Buehler y Julio Urias. Y después de ese título, atacaron en la fecha límite de cambios al agregar al campocorto mundial Trea Turner y al futuro miembro del Salón de la Fama, Max Scherzer. Esto condujo a 106 victorias en la temporada regular, y a una salida en octubre después de seis juegos de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra el eventual campeón Atlanta. El año siguiente, 111 victorias y una derrota por 3-1 en la serie divisional ante los Padres. ¿Última temporada? Un equipo de 100 victorias que fue barrido en la serie divisional por un equipo de Arizona Diamondbacks de 84 victorias y con apenas la mitad de la nómina. Los Diamondbacks avanzaron en la Liga Nacional y se toparon con los Texas Rangers y Seager, quienes ganó otro premio al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial.

DEBES VER:  JLo se vuelve 'loca' cantando Best of You con Alex Rodríguez

Si eso no es lo suficientemente convincente, hablemos de dinero. En los últimos 10 años, los Dodgers han gastado más que el siguiente equipo que más gasta en el béisbol, los Yankees, por un poco más de $100 millones en total, y esos dos aparentes gigantes, con un desembolso combinado de casi $5.1 mil millones durante esa década –además, ganaron un total de un campeonato de Serie Mundial entre ellos. Los Yankees no llegaron a la Serie Mundial ni una sola vez.

play

3:28

El contrato más rico en la historia para una Súper Estrella

Enrique Rojas explica todo los detalles de la firma de Shohei Ohtani con Dodgers.

En la misma década, la organización que gastó más dinero en la agencia libre avanzó más allá de la serie divisional solo una vez. De manera similar, el equipo con los mayores desembolsos durante el invierno –agentes libres más la renovación de sus propios jugadores– se perdió los playoffs con más frecuencia de lo que llegó; sólo los Dodgers ganaron la Serie Mundial, en la temporada 2020 de COVID-19. La lista de decepciones es mucho más larga. Entre extensiones y nuevas incorporaciones la temporada baja pasada, San Diego garantizó $894.3 millones, una suma no muy diferente de la de los Dodgers este año. Y por eso, los Padres tuvieron marca de 82-80 y se quedaron fuera en octubre. Los Mets intentaron formar un superequipo este año. Fracasaron, movieron a seis jugadores en la fecha límite de cambios y terminaron 77-85 con la nómina más grande en la historia del juego.

Nada de esto está fuera del alcance de las posibilidades de los Dodgers. Los acuerdos para Ohtani, Yamamoto y Glasnow conllevan niveles significativos de peligro. Incluso si los aplazamientos en el acuerdo de Ohtani limitan las desventajas, los Dodgers todavía comprometieron alrededor de $450 millones en dólares actuales a un jugador cuyo valor depende en gran medida de su capacidad para sobresalir con un codo de lanzador reparado dos veces. Los Dodgers garantizaron a Yamamoto, de 25 años, más de lo que los Yankees pagaron por Gerrit Cole, actualmente el mejor lanzador de las Grandes Ligas. El récord personal de Glasnow en entradas en una temporada es 120, y Los Ángeles le dio dinero como abridor de primera línea durante media década.

DEBES VER:  "De por sí solo van 10,000 personas a nuestros partidos", la rajada del dueño de los Rays a su propios fans pensando en abrir los estadios en 2021

Lo que los súper equipos generan en forma de desilusión lo compensan de diversas maneras. Para los fanáticos del buen béisbol, brindan. Para los fanáticos del buen drama, acatan. Por más difícil que sea un concepto de conciliar, el béisbol en general necesita el tipo de resonancia cultural que los Dodgers pueden proporcionar.

play

0:18

Shohei Ohtani recibió una camiseta personalizada de los Rams

Shohei Ohtani visitó el SoFi Stadium para ver a Los Angeles Rams enfrentarse a los New Orleans Saints. Los Rams honraron la presencia del japonés ofreciéndole una camiseta personalizada con su nombre y número antes del partido.

Satisfarán esa necesidad de un villano, un enemigo. Las victorias contra los Dodgers significan mucho más ahora con Ohtani, Yamamoto y Glasnow en el redil. La alegría que surge al vencer a los Yankees existe debido a su dominio absoluto en la primera mitad del siglo XX: el mejor equipo de la historia en 1927, cuatro victorias consecutivas en la Serie Mundial y seis en ocho años desde 1936-43, cinco campeonatos consecutivos desde 1949-53. Los Yankees se convirtieron en uno de los mayores gigantes del deporte al formar generaciones de superequipos, en los días en que construir un equipo que pudiera ganar el banderín significaba un camino directo a la Serie Mundial.

Los Dodgers, en comparación, tienen sólo un título en los últimos 35 años. Pero se han convertido en un nuevo tipo de súper equipo, la organización mejor administrada del béisbol por un amplio margen. Redactan excepcionalmente bien. Prosperan contratando amateurs internacionales. Su sistema de desarrollo de jugadores es insuperable. Aplastan la analítica. Viven a la vanguardia de la ciencia del rendimiento. Y debido a que son tan buenos en todas esas áreas, les permite tomar más riesgos en la agencia libre que sus contemporáneos adinerados que no son tan buenos.

Después de todo, se les preguntó a los Giants y Toronto Blue Jays si igualarían el trato de Ohtani y dijeron que sí. Los Mets ofrecieron a Yamamoto los mismos términos que los Dodgers. Ohtani y Yamamoto eligieron este equipo por algo más que el poder de su enorme acuerdo televisivo y todos los demás ingresos que genera.

Los Dodgers son una máquina, y el hecho de que puedan tomar un equipo de 100 victorias y mejorarlo con jugadores de este calibre habla de lo bien engrasada que está realmente la máquina. Y tal vez es por eso que los fanáticos están tan enfadados por Ohtani, Yamamoto y Glasnow. Los Dodgers ya lo hacen todo bien. ¿Y ahora ellos se encargan de eso?

El resentimiento es comprensible. La equidad es una característica inherente en los deportes, y algo en el hecho de que un equipo haga dos de los acuerdos más importantes en la historia del deporte en el mismo mes puede dejar un mal sabor de boca. Pero ahí es donde hay consuelo en la historia, en los números, en la lógica, en todas las cosas que te llevan a decir que tal vez este sea un súper equipo –y tal vez eso esté bien.

Click to comment

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

More in Noticias Grandes Ligas

Redirecting in 10 seconds

Close
error: Contenido Protegido !!