Connect with us

Noticias Grandes Ligas

MLB: Los peloteros más subestimados en la historia del Salón de la Fama

Compartir en:

Siempre se supo que Al Kaline fue un miembro del Salón de la Fama muy subestimado. Tras su muerte en abril del 2020 a sus 85 años, queremos aprovechar para evaluar su increíble carrera. Las estadísticas dejan claro que, aunque nunca fue valorado al nivel de Willie Mays y Mickey Mantle, realmente estuvo a ese nivel.

Debido a que hay un total de sólo 10 relevistas y bateadores designados en el Salón de la Fama, los dejaremos fuera de la lista. Y el término “subestimado” obviamente es subjetivo, así que esta lista fue compuesta con la opinión de una sola persona. Estos son los peloteros más subestimados en la historia del Salón de la Fama:

C: Gary Carter

1974-1992, 70.1 de WAR (Victorias por Encima del Reemplazo), 1,225 impulsadas y 2,092 hits

El camino a Cooperstown es complicado para los receptores, debido a la dificultad de evaluar la posición con estadísticas. Sin embargo, parece absurdo que Carter haya tenido que esperar seis años en la boleta della Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) para poder ingresar. Fue un gran defensor con un brazo élite, poder al bate y disciplina en el plato.

1B: Johnny Mize

1936-1953, 71.3 de WAR, 359 jonrones, 1,337 impulsadas y 2,011 hits

Mize disputó su último juego en 1953 y no ingresó al Salón de la Fama hasta 1981, vía el Comité de Veteranos. Mize merece estar en la lista de los bateadores más puros de la historia, aunque algunas lesiones y tres campañas en las que estuvo ausente por la Segunda Guerra Mundial limitaron sus números totales. Nunca ganó un premio JMV, aunque tuvo varias temporadas merecedoras. En 1947, Mize conectó 51 cuadrangulares y se ponchó –lean bien—apenas 42 veces. (No, nadie en la historia ha dado tantos vuelacercas con tan pocos abanicados).

2B: Jackie Robinson

1947-1956, 61.7 de WAR, 137 HR, 74 impulsadas y 1,518 hits

Cambió el juego y a su vez a los Estados Unidos. Celebramos los 15 de abril de cada año y su número 42 está retirado en todo MLB. Sin embargo, somos los culpables de que se hable más de cómo rompió la barrera de color que lo que hizo como jugador.

Robinson debutó con los Dodgers cuando tenía 28 años, y aun así acumuló un WAR mayor a 60 en 1,382 juegos. Los únicos en tener un WAR superior con menos de 1,500 encuentros son “El Descalzo” Joe Jackson (WAR de 62.1 en 1,332 partidos) y Mike Trout (72.8 en 1,199). Es un dato impresionante, tomando en cuenta las circunstancias y la edad.

SS: Arky Vaughan

1932-1948, 78.0 de WAR, 96 HR, 128 triples, 926 impulsadas y 2,103 hits

No es el campocorto más famoso en el Salón de la Fama para los Piratas (ése sería Honus Wagner). Ni siquiera es el mejor Pirata en utilizar el número 21 (ahí estaría el puertorriqueño Roberto Clemente). Pero apareció en las boletas para el premio al JMV y/o fue convocado al Juego de Estrellas en cada una de las campañas que disputó desde su debut a los 20 años en 1932 hasta que jugó en 1943 con 31 años. Lideró las Mayores en promedio de bateo, porcentaje de embarsarse y slugging en 1935, cuando terminó quinto en la votación al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

3B: Eddie Mathews

1952-1948, 96.2 de WAR, 512 HR, 1,453 impulsadas y 2,315 hits

Mathews es más recordado por aparecer en portadas de revistas que como el segundo o tercer mejor antesalista de todos los tiempos. Mathews se retiró con la mayor cantidad de cuadrangulares y carreras impulsadas para un tercera base. Anotó 100 rayitas en ocho oportunidades y fue convocado a 12 Juegos de Estrellas. Y aunque los votantes del Salón de la Fama no prestaban atención a esto en la década de los 70, se retiró con el mejor WAR para un antesalista y hasta ahora sólo lo ha superado Mike Schmidt (106.9).

LF: Tim Raines

1979-2002, 69.4 de WAR, 170 HR, 808 bases robadas, 980 impulsadas y 2,605 hits

Raines fue exaltado como un Expo en el 2017, luego de una intensa discusión sabermétrica desarrollada por medio de internet. Pero en realidad, no debió ser tan complicado. Cuando eres el único jugador en la historia con 100 triples, 150 cuadrangulares y 600 bases estafadas, y cuando eres uno de cuatro con al menos 700 extrabases y 800 bases robadas (junto a Ty Cobb, Lou Brock y Rickey Henderson) y eres el séptimo mejor de tu posición en WAR, debes estar en el Salón de la Fama.

CF: Larry Doby

1947-1959, 49.3 de WAR, 253 HR, 970 impulsadas, 1,515 hits

Es natural enfocarte en los primeros, pero no deberíamos dejar pasar la oportunidad de reconocer a Doby, quien rompió la barrera racial en la Liga Americana con los Indios, apenas 81 días después del debut de Robinson. También enfrentó desaires, insultos y segregación en los hoteles. Además, fue el segundo manager afroamericano en la historia, después de Frank Robinson.

RF: Al Kaline

1953-1974, 92.8 de WAR, 399 HR, 1,582 impulsadas y 3,007 hits

Kaline es la prueba (hay otros ejemplos que no incluimos en esta lista) de que puedes ser elegido en tu primera oportunidad al Salón de la Fama e igualmente ser subestimado. Un problema para Kaline fue que nunca ganó un premio JMV. La razón es clara: Jugó con los Tigres y no con los Yankees. El tope de Kaline coincidió con un período en el que reinaron los Yankees. Los tres años en los que Kaline terminó segundo o tercero en la votación, quedó por detrás de Yogi Berra en 1955, Mickey Mantle y Berra en 1953 y Elston Howard en 1963.

Anthony Castrovince/MLB.com

FUENTE : ALBAT

Click to comment

Deja un comentario

Advertisement
Hoy
Advertisement

More in Noticias Grandes Ligas

error: Contenido Protegido !!

Redirecting in 10 seconds

Close
close